Niles Atallah

Valdivia para mi es un festival esencial y muy querido. Siento que ha jugado un rol fundamental en la escena cinematográfica de Chile, no solo provocando el desarrollo y difusión del cine local, sino que también creando vínculos con el cine del resto del mundo. Valdivia ha sido ese puente para mostrar al público y cineastas chilenos que es lo que está sucediendo afuera y lo que está pasando acá, dentro de nuestras propias fronteras. Para mí ha sido un lugar muy importante para tener contacto con espectadores, estudiantes y otros cineastas. En Valdivia he formado grandes amistades y he tenido grandes experiencias de vida. Gracias al festival, esa ciudad de lluvias, selvas y ríos ahora vive en mi imaginación como un lugar de fantasías vividas de cine y de sueños.