En 1994, el Cine Club de la Universidad Austral de Chile organizó el primer Festival Valdivia Cine & Video. Así se comenzó a perfilar y a dar continuidad a una iniciativa que ya suma 25 años de labores ininterrumpidas.

En 1998, bajo la dirección de Lucy Berkhoff, Valdivia Cine & Video pasa a llamarse Festival Internacional de Cine de Valdivia y se sientan las bases de un proyecto más amplio y ambicioso, orientado a apoyar y difundir una muestra que estuviera a la vanguardia a nivel mundial y a perfilar al festival como el referente fundamental del cine chileno.

En noviembre del 2006, el Consejo Directivo de la Universidad Austral de Chile, encomienda la ejecución del festival al Centro Cultural de Promoción Cinematográfica de Valdivia (CPCV), que en conjunto con la Ilustre Municipalidad de Valdivia y el Gobierno Regional, pasarán desde ese momento a asegurar la realización de FICValdivia hasta la actualidad.

El mismo año, Guido Mutis, destacado académico de la Universidad Austral de Chile, asume la dirección del festival. Su gran aporte fue la instauración de una visión más autoral del cine. Su muerte, en 2008, fue un duro golpe para FICValdivia. En 2010 toma el relevo como director el destacado productor Bruno Bettati. Su sello fue ligar de forma más decidida al evento con el cine independiente contemporáneo, internacionalizar el festival y potenciar a Valdivia como plataforma para la industria.

La presente dirección del festival, encabezada por Raúl Camargo, se ha caracterizado por potenciar una mayor cohesión entre la labor de FICValdivia y la del CPCV. Así mismo, se ha puesto énfasis en la relación del festival con la comunidad de la región de Los Ríos, en la reflexión social y en la inclusión, lo que se ha traducido en la realización de actividades en torno al cine durante todo el año.

FICValdivia se ha erigido como un espacio de encuentro para la industria, para los autores locales y extranjeros, y para públicos cada día más diversos. Cada edición del festival es una nueva oportunidad para hacer confluir, en torno al cine, esta necesaria pluralidad de visiones.

La Selección Oficial del festival se caracteriza por un marcado tinte autoral y una explícita vocación de vanguardia, lo que ha repercutido en que muchas películas inicien su palmarés en Valdivia para luego recibir múltiples premios internacionales, acrecentando en poco tiempo la fama de autores y obras que el público chileno ha tenido la oportunidad de conocer en primicia.

Pero además, el festival ofrece una amplia, accesible y atractiva panorámica del séptimo arte, capaz de apelar a la sensibilidad y gusto de diferentes públicos, para contribuir al acercamiento de todas y todos al fenómeno del cine.